Popeye, icono del branded content

FECHA

“I yam what I yam, and that’s all what I yam.”

― Popeye the sailorman

Ojo derecho entrecerrado, brazos delgados, antebrazos descomunales con la salvaguarda del marino, y en su boca la emblemática representación de una pipa al más puro estilo René Magritte. Violento e incivilizado, pero introspectivo, con una alta fibra moral y una fuerza sobrehumana, efecto directo de un vegetal con un alto contenido en hierro.  

Icono popular y símbolo proletario del triunfo sobre la adversidad, símbolo de aceptación ‘soy lo que soy’ y el máximo representante de las espinacas. El personaje que incrementó la venta de espinacas en un 33% en los Estados Unidos de la Gran Depresión. Tod*s sabemos de quién estamos hablando.

Aún más increíble, la imagen de Popeye sigue funcionando y es uno de los referentes culturales de la cultura pop. Ha sido sujeto de representación de artistas como Andy Warhol, Roy Lichtenstein y Jeff Kooms. Popeye, de nuevo, está de moda. Momento de crisis y cambios y Popeye regresa a salvarnos.  El marketing emocional siempre está presente. 

¿Por qué triunfó Popeye? En aquellos años se habían descubierto los poderes mágicos de las vitaminas y Popeye fue un invento, entre otras cosas, para que los niños comieran espinacas que tenían mucho aporte de hierro. Las espinacas siguieron siendo vegetal nada apreciado por la infancia, a pesar de Popeye, pero todos comenzaron a adorar sus músculos, su fuerza, el poder arrollador del anillo mágico de los tiempos ancestrales. 

Desde su aparición, Popeye ha aumentado la popularidad y las ventas de espinacas en los Estados Unidos, aunque no de forma intencionada. Sin embargo, el fenómeno existe y es explicable. No se trata de publicidad, sino de contenido.

Los creadores de Popeye han creado un contenido extraordinario, en el que la espinaca recupera fuerza en cada episodio. Sin saberlo, generaron accidentalmente contenido entretenido, un elemento particularmente poderoso en el marketing de contenidos

Sutileza, innovación, entretenimiento y calidad son los valores del branded content y los que encontramos representados en Popeye. Como marcas necesitamos crear un contenido que despierte sensaciones y sea capaz de captar la atención de nuestra audiencia. 

Disfrutar de la vida, superarnos a nosotros mismos, ser mejores, recordar nociones elementales, historias con finales sorprendentes, sueños y acción, sonrisas y lágrimas, secretos y aspiraciones son algunas ideas para la creación de contenido. Sin olvidar la innovación, la calidad, el entretenimiento y la sutileza. El producto es importante pero no lo es todo. 

En definitiva, con el branded content pretendemos diseñar una estrategia de contenidos producida por la propia marca, con la que buscamos generar una conversación y una respuesta emocional. Se trata de crear un contenido que despierte sensaciones y que permanezca en el imaginario del consumidor.

¿Por cierto, quieres conocer a nuestros clientes? En Youtube tenemos el teaser de las dos primeras entrevistas de “Mis clientes hablan de sus cosas” y hay otras tres en marcha. Calidad, entretenimiento y sutileza. Todo asegurado. 

MÁS
ARTÍCULOS

MERENDOLAS DE MARKETING

Te propongo que todos los jueves de 16:00 a 16:30 hagamos nuestra merendola marketiniana, donde compartiré las últimas novedades del sector. Podrás hacerlo desde tu sofá.

¡ME APUNTO! 

Abrir chat
1
Hola, ¿en qué puedo ayudarte?